30 de septiembre de 2012

Sujetas a sus maridos en todo



Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.
Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así las casadas lo estén a sus maridos en todo.
(Efesios 5.23-24)

Tal vez no haya versículo de la Biblia más delicioso al oído del mundo cristiano masculino que Efesios 5.23-24. Un texto que es para muchos la más sagrada reivindicación de la hombría. El perfecto argumento escritural para sustentar la hegemonía masculina. El espaldarazo de Dios para aquellos que fuimos distinguidos y celebrados -desde recién nacidos- por el prolongado abultamiento de nuestra entrepierna.

Casi ningún cristiano -o peor aún, ninguna cristiana- se atrevería a afirmar que hoy en día el pensamiento cristiano es machista (y ¡ojo!: que no es lo mismo el pensamiento cristiano que el pensamiento de Dios; por más que lo queramos creer así). Pero viendo las cosas desde una perspectiva objetiva -y mejor aún, desde la perspectiva femenina- y a pesar de que nos duela, en muchas cosas parecemos más seguidores de Mahoma que de Jesús, especialmente en lo referente al valor y al trato que damos a las mujeres.

Estoy convencido de que la interpretación que se ha dado y aplaudido por siglos a éste y muchos otros textos bíblicos más ha partido de una visión preconcebida de la mujer. Si a la mujer -y para el caso específico del versículo en cuestión, la esposa- la tenemos por inferior, todo lo que leamos en la Biblia lo interpretaremos así. Este ha sido el problema.

No creo que Pablo -y menos Jesús- fueran machistas, ni tuvieran a la mujer en segundo lugar, ni estuviera en su corazón transmitirles que a los hombres les tocó la  preeminencia, y a ellas la de malas ser del sexo inferior. De ninguna manera. Lo que sí creo es que al hacer Pablo la analogía entre el matrimonio y la relación de Cristo con la iglesia, lo explica todo, y allí es donde tenemos que poner especial atención.

Pablo escribió: ...Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo. (1 Cor 11.3) Y también el ya citado: Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. (Ef. 5.23)

¿Cómo es Dios como cabeza de Cristo? 
¿Es dominante, le restringe su libertad, desconfiado? ¡No!
Más bien tiene un gran amor por Jesús que lo demuestra continuamente, establece con él una relación más que íntima, le brinda seguridad y protección, le empodera, confía en él y se complace en él.

¿Cómo es Cristo como cabeza de la Iglesia? 
¿Es controlador, dictatorial, restrictivo, e impersonal? ¡No!
Antes Él dio su vida por la Iglesia para establecer una relación de amor. Igualmente le da poder, le comisiona, confía en ella, hace presencia constante, le provee, le protege, y le inspira.
Esos son los modelos de "cabeza".  Ahora preguntémonos:

¿Cómo suele ser el "varón" cristiano como cabeza de su esposa? ("varón" suena más espiritual).
¿Le ama como Cristo amó a la iglesia? ¿Se entrega por ella? ¿Le sirve? ¿Le empodera? ¿Respeta su libertad? ¿Le impulsa a perseguir y alcanzar sus propios sueños y anhelos (los de la esposa)? ¿Protege la relación entre ambos y el corazón de ella, por encima de las reglas? ¿Le extiende confianza? ¿La trata como a  vaso más frágil? ¿Le provee, protege e inspira? ¿Se complace en ella, y se alegra de quién es y cómo es?

Las respuestas, habría que dejárselas a cada mujer, y para ello dejo abierto el espacio de este blog para que se expresen.
Sólo quisiera agregar que cuando un hombre sabe ser cabeza de su mujer de la misma forma y en el mismo sentido que el Padre lo es para Cristo, y Cristo para el varón y la Iglesia, entonces encontrará en ella una mujer dispuesta y ansiosa de amarlo, y seguirlo, y asociarse con él en todas las cosas. La verdadera mujer sujeta a su marido en todo.



Tomado de: http://freethinkingfeminist.files.wordpress.com/2011/07/of-mormons-and-muslims.jpg

11 comentarios:

  1. En el amor de Dios el varón (protector y proveedor) se responsabilizará por su familia y tomará decisiones que les hagan crecer en todo aspecto; la mujer sujeta al esposo en todo momento demuestra respeto y amor.
    Viendo así las cosas jamás habría problemas de machismo o feminismo. Somos distintos pero igualmente amados por nuestro Dios

    ResponderEliminar
  2. El consepto de Autoridad esta muy deteriorado en la iglesia, se imparten cursos al respecto de la sujecion y la autoridad cuando la sujecion a Cristo esta ausente en muchas iglesias empesando por la misma "autoridad" y es el mismo patron que se transmite a la iglesia(quiero autoridad sin estar sujeto a lo establecido por la AUTORIDAD) se busca respaldar la autoridad con cursos ya que no se gana lejitimamente, nos pasa mucho en los hogares mexicanos no sabemos que la autodidad es por amor mas que imposicion a la esposa y a la iglesia..

    ResponderEliminar
  3. muy buen análisis ángel... me deteriora el pensamiento machista, pero si uno es ligeramente condescendiente con su esposa, se convierte automáticamente en mandilón jajajaja... que cosas.. Ángel!! un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La sumisión no es sinónimo de control o sometimiento, cierto es que el varón es cabeza de familia pero eso no quiere decir que tenga bajo control a su esposa al contrario la esposa es la ayuda idónea para el varón (Génesis 2:18)
    Se tiene una idea errónea de la palabra sumisión, si porque la sumisión es una actitud interior de subordinación y acatamiento de los pensamientos, emociones, decisiones y voluntad personal y esto es someterse en amor tanto el hombre a su mujer como la mujer al hombre así como nosotros como cristianos nos sometemos a la voluntad de Dios. El esposo debe cuidar a su esposa y darle el respeto y el amor que se merece y siempre caminar en acuerdos para mantenerse unidos en una relación de amor y confianza absoluta.

    ResponderEliminar
  5. A M O R. . .1 Cor. 13. . .el amor lo soporta todo, , ,es fácil, solo tienes que pensar en eso, el amor lo soporta todo...
    Oscar Navarro

    ResponderEliminar
  6. "Ama a tu prójimo como a ti mismo", ¿quién más prójimo que nuestra mujer? ¿que nuestra esposa?, entonces ¿cómo vamos a reducirla a un mero sirviente si posibilidad de decisión? La mujer está en igualdad de condiciones. Las decisiones deben ser consensuadas. ¿Para que Dios ha dado el libre albedrío?, si tenemos miedo de que nuestra mujer nos abandone bien pues que nos abandone. Si nos abandona por algo habrá sido. ¿Que ganamos encarcelándola? ¿amor? estoy seguro que no, todo lo contrario.
    Debemos cumplir con el primer mandamiento: "amar al prójimo como a uno mismo", esa es la clave. ¿El hombre lleva burka? ¿el hombre se oculta? no ¿y entonces por que la mujer si? obviamente no es justo, obviamente no estamos cumpliendo con amar al prójimo, y tampoco dejamos que funcione el libre albedrío.
    Más para conversar en www.albertocanen.com

    ResponderEliminar
  7. Lindos los comentarios hnos bendecidos....Gloria a Dios por su revelacion a sus corazones....

    ResponderEliminar
  8. Mientras leía, llore mucho, me dolió el corazón, por que creía que solo debida estar sujeta, y esperar mi recompensa en el cielo, pero ahora me doy cuenta como debía tratarme mi esposo, hoy se lo que debo exigir, por que Dios le manada a amarme como el amo a su iglesia, pero mi pregunta es, Debo vivir así hasta mi vejez.....esperar, ya son 15 años, y lo que muchos me preguntan por que sigo aquí...pongo excusas, pero la verdad es que aun lo amo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermana: Que la paz de Dios y su amor inunden su corazon y su hogar. Me animo a escribirle porque sus palabras dejan ver su compromiso con Dios y la insatisfaccion de su relacioon. Cada caso es particular y lo que pudiera ser una respuesta para uno no lo es necesariamente para otros, por eso le recomiendo que se acerque a su pastor o a un consejero cristiano de familia donde usted y su esposo puedan ventilar todos los detalles y Dios mediante resolverlos. La fidelidad de un hombre o mujer a Dios jamas dejara en verguenza a quien con corazon limpio se acerca a El en busca del oportuno socorro. El instituyo el matrimonio para beneplacito de ambos conyuges, y tambien para que ambos cumpliesen sus propositos(los de Dios). Demas esta decir que hay alguien que quizo y quiere manchar ese divino y por demas hermoso diseno. Si usted esta a disgusto en su relacion es tiempo de que usted y su esposo se dispongan a cambiar, y a hacer lo que Dios nos ha mandado a hacer. Dios esta Vivo y es mas real que el sol; El no es sordo, ni ciego, y esta mas interesado en nuestro bien que nosotros mismo. El dice clama a mi y yo te respondere...,tambien dice: Pedid y se os dara; buscad y hallareis; llamad y se os abrira. Espero en Dios y oro para que usted pueda leer mi humilde opinion, y Dios restaure su matrimonio conforme a sus propositos. Dios le bendiga.

      Eliminar
  9. Bien varón de guerra, SI, varón suena mas cristiano!?, JAH, me gustó, pero seguro es que si nos tratáramos cono el Padre al Hijo y como el Hijo a SU iglesia. . .WOOW!! pero siempre cabe la decisión de ser transformado. SOlo seamos buenos maridos!!!
    Oscar Navarro R.
    Semillas de Vida.

    ResponderEliminar